10 alimentos frente a los excesos navideños

10 alimentos que no pueden faltar en tu dieta después de los excesos navideños

7 enero 2016

Los excesos navideños provocan malestar general, hinchazón y algún kilo de más. Toma nota de estos alimentos saludables para empezar el año con buen pie

Adiós excesos,  bienvenida dieta sana

Después de los excesos navideños, es normal sentir cierto malestar; hinchazón, empacho, diarrea, estreñimiento, dolor de cabeza, aumento de peso…provocado por el cambio de alimentación en estos días, grandes comilonas con una cantidad elevada de grasas y azúcares, ingesta de alcohol y abandono de los hábitos saludables.
Tras todos estos excesos es muy común tomar como referencia dietas restrictivas, que solo nos permiten ingerir un alimento o nos limitan el consumo de nutrientes. Es un error tomar estas “curas depurativas” como dietas de adelgazamiento, pues esa no es su finalidad y no pueden prolongarse en el tiempo. Los kilos que se pierden, se recuperan fácilmente.
En cambio, puede ser un buen momento para retomar o adquirir hábitos saludables; una alimentación adecuada, ejercicio 30-40 minutos diarios y abandonar hábitos tóxicos como el alcohol o el tabaco.
Para ello debemos fijar nuestro objetivo nutricional en comidas más ligeras y nutritivas que nos ayuden a eliminar líquidos y toxinas, favoreciendo una bajada de peso y reducción de la hinchazón.

Tras los excesos navideños, diez alimentos para incorporar definitivamente a tu dieta

La base de nuestra alimentación debe ser verduras, frutas y en una proporción moderada carnes magras, pescados, huevos, lácteos, desnatados, por supuesto, cereales integrales…

1 – Las alcachofas nos pueden ayudar a disminuir esa hinchazón y mejorar las digestiones, reducir la formación de gases y al mejorar las funciones hepáticas, también puede ayudarnos a disminuir los niveles de colesterol. Sin olvidarnos de su acción diurética y depurativa. Para aprovechar mejor sus propiedades, hay que cocerlas y beber el agua de la cocción, que resulta muy diurética.
Podemos elaborar un caldo depurativo y diurético a base de alcachofa, apio, puerro y cebolla y tomarnos un vaso antes de la comida y la cena. Además actuará de manera saciante calmando nuestro apetito y disminuyendo la ingesta de comida.

2 – Las espinacas nos aportaran mucha fibra, vitaminas del grupo B, Hierro, Yodo, Calcio y Clorofila. Nos dará mucha energía sin casi aporte de Kcal (20kcal /100g).

3 – Gracias a su alto contenido en fibra, la piña, puede sernos de gran ayuda. Actuará como saciante y reguladora del tránsito intestinal, además, por su aporte de enzimas proteolíticas conocidas como la bromelina o bromelaína, mejorará nuestras digestiones.

4 – Los espárragos son un refrescante natural del organismo. El 95% de su composición es agua. Son ricos en minerales como Potasio, Fósforo, Calcio, Magnesio y Cobre y vitaminas B1, C, A, E y Ácido Fólico. Se caracterizan por ser depurativos, diuréticos y laxantes por su alto contenido en fibra.

5 – Las judías verdes son ricas en vitaminas C, Hierro, Potasio, Fósforo y Ácido Fólico. Además, son muy digestivas y ayudan a regular los niveles de azúcar y colesterol en sangre.

6 – Consumo de lácteos desnatados que podemos tomarlos como postres, a media mañana o de merienda.

7 – Debemos incluir en nuestra dieta unas 3 cucharadas de aceite de oliva, ya que es un alimento que tiene un gran poder antioxidante, contiene grandes nutrientes tales como la vitamina E, Carotenos, y Polifenoles.

8 – Tampoco debemos olvidarnos de los hidratos de carbono, aunque es conveniente disminuir su consumo, no debemos eliminarlo por completo de nuestra alimentación, ya que es nutriente indispensable para la vida. Cerebro y corazón necesitan de ellos para funcionar correctamente. Simplemente bastará con eliminar aquellos que denominamos simples, azúcar blanco, bollería industrial, y consumir hidratos de carbono complejos, como pueden ser, cereales integrales. Acompañar la comida y la cena con una rebanada de pan integral puede ser una buena alternativa.

9 – Otra de las medidas es reducir el consumo de sal. Nuestro cuerpo necesita pequeñas cantidades de sal, sodio, para que funcione adecuadamente. Un exceso de sal fuerza el trabajo de nuestros riñones, aumenta la retención de líquidos y favorece el aumento de la tensión arterial. Para evitar la sal, una buena opción es potenciar tus platos con hierbas y especias ricas en nutrientes como la pimienta o la cúrcuma.

10 – Y casi lo más importante de todo, el agua. Es importantísimo beber la cantidad suficiente de agua, aproximadamente dos litros y medio diarios, incrementándose esa cantidad si se hace deporte intenso. De esta manera, facilitamos al cuerpo la eliminación de las toxinas, provocadas por los excesos, a través de la orina. Si te resulta difícil llegar a esa cantidad, puedes ayudarte tomando infusiones, como el té verde.

Un pensamiento sobre “10 alimentos que no pueden faltar en tu dieta después de los excesos navideños”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *