Aceite de almendras dulces

10 beneficios del aceite de almendras dulces

21 mayo 2018

El aceite de almendras dulces tiene propiedades hidratantes y suavizantes, además de ser adecuada para todo tipo de piel y cabello.

El aceite de almendras dulces se ha ganado un hueco muy importante en la lista de productos indispensables para llevar a cabo una cosmética e higiene natural.

Destaca por ser un ingrediente muy nutritivo, con importantes componentes como la Vitamina E, minerales y ácidos grasos monoinsaturados. Por ello, es una gran opción para hidratar y nutrir la piel y el cabello sin temer a sustancias tóxicas o parabenos. Eso sí, para asegurar los mejores resultados debes optar por el aceite de almendras dulces ecológico y de presión en frío.

¿De dónde se extrae?

El aceite de almendras dulces proviene, exclusivamente, de las almendras comestibles de la especie ‘Pronus amygdaus var dulcis’. Se puede aplicar tanto en la cara como en el cuerpo o el cabello y es apropiado para pieles sensibles, embarazadas o bebés.

10 beneficios del aceite de almendras dulces

  1. Hidrata la piel en profundidad:

Es un aceite muy suave e hipoalergénico, perfecto para hidratar nuestra piel sin obstruir los poros debido a la presencia de ácidos grasos esenciales. Utilízalo a diario después de la ducha mediante un masaje de movimientos circulares y ascendentes.

  1. Limpieza profunda de la piel

 Es un desmaquillante natural muy económico y eficaz. Tiene una textura ligera y ayuda a prevenir espinillas y acné. Esparce por la cara unas gotitas de aceite de almendras y extiéndelo haciendo un pequeño masaje circular para ir eliminando la suciedad. (No debes temer que entre en contacto con los ojos o la boca). Después, coge un algodón y retira el aceite. Puedes repetir la acción las veces que necesites. Después, utiliza un sérum con aceites esenciales. 

  1. Un exfoliante natural

Si mezclas unas gotas de aceite de almendras con unas cucharaditas de azúcar de coco conseguirás una mezcla ideal para exfoliar tu piel (recomendable una vez al mes), sobre todo de cara al verano.

  1. Efecto antioxidante

Su contenido en vitaminas A y E ejerce una potente acción antioxidante y regeneradora. Por eso es recomendable aplicarla sobre cicatrices (nunca en heridas abiertas), así como en estrías rojas para suavizar las marcas y mejorar la elasticidad de la piel. Además, calma las irritaciones cutáneas, incluso en el caso de los bebés.

  1. Alivia dolores musculares

Uno de sus usos tradicionales es, precisamente, reducir los dolores musculares por su contenido rico en proteínas. Para obtener mejores resultados, es aconsejable calentar un poco el aceite y aplicarlo en los músculos doloridos masajeando cuidadosamente. Humedece una toalla, escúrrela y cubre la zona masajeada durante media hora aproximadamente.

  1. Aceite de masaje

El aceite de almendras proporciona una base oleosa de primera categoría para un masaje aromático o terapéutico en cualquier zona del cuerpo. Junto a unas gotas de aceite de almendras puedes mezclar otros aceites esenciales que combinan a la perfección para dormir mejor, relajarse, prevenir las arrugas o evitar la sequedad del cabello, como puede ser el de lavanda, manzanilla o jazmín.

  1. Controlar la caída del cabello

El aceite de almendras es rico en minerales como el calcio, el zinc o el magnesio, los principales ‘culpables’ de la pérdida de cabello o del crecimiento deficiente. Por ello, su uso puede ayudarte a contrarrestar el debilitamiento del pelo de una manera muy natural. Utiliza unas gotas sobre el pelo mojado y masajea el cuero cabelludo durante unos minutos (media hora mínimo). Después, lávate el pelo con champú para eliminar el aceite que no ha sido absorbido. Si lo dejas reposar toda la noche, el resultado será aún mejor.

  1. Un aliado contra la caspa

Para usarlo contra la caspa, debes mezclar en un cuenco un 50% de aceite de almendras (8 gotas), casi la misma cantidad de aceite de jojoba y dos gotitas de aceite esencial de lavanda, aceite esencial de romero y aceite esencial de árbol del té.  Aplica por la noche, deja actuar y lava y aclara por la mañana. Además, el aceite tiene propiedades emolientes y humectantes que combaten la resequedad capilar.

  1. Ideal para el fortalecimiento de las uñas

Debido a su dificultad para penetrar en la piel, también se recomienda para ablandar la piel y la retícula antes de hacer la manicura o la pedicura. Su contenido en Vitaminas A y las del grupo B ayudan a fortalecer las uñas más frágiles. 

  1. Para el cuidado de las pestañas

Aplica con un disco de algodón una pequeña cantidad de aceite de almendras dulces sobre las pestañas superiores e inferiores y también lo dejamos toda la noche. Es un hidratante y regenerador de pestañas natural y muy barato que funciona.

imagen de manzana Artículos relacionados

Que quizás puedan interesarte

Llega el otoño ¡S.O.S. Cabello!

El uso en la cocina de las Whey Protein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *