Imagen de Aloe Vera

Aloe Vera, ciencia y magia milenaria

12 agosto 2015

El Aloe Vera es la planta más utilizada desde el origen de las civilización. Existen rigurosos estudios cientificos, tantos como sus infinitas propiedades.

A estas alturas quien más y quien menos ha oído hablar de las múltiples bondades del Aloe Vera. Y qué madre o abuela no la ha usado para aliviar y regenerar alguna quemadura o herida en casa. Lo que quizás no sabíamos es que se trata de la planta más utilizada desde el origen de las civilizaciones. El Aloe Vera aparece, así,  como la planta más completa para tratar heridas, quemaduras, incluso como un excelente depurativo. Por esta razón,  la ciencia también le ha dedicado rigurosos estudios y tratados científicos, tantos como sus infinitas propiedades.

La planta más venerada a lo largo de la historia

Se trata de una de las plantas milenarias con mayores propiedades que existen en la naturaleza. Venerada ya por sumerios, griegos, egipcios, chinos y mayas, incluso la historia nos deja pasajes épicos sobre cómo Alejandro Magno conquistó la isla Socotorra, al sur de Arábia, con la única finalidad de hacerse con los campos de Aloe que se encontraban a lo largo del islote y que servirían para la curación de las heridas de guerra y las enfermedades de sus soldados.

Múltiples documentos históricos, entre ellos pasajes de la Biblia, alusiones a los ritos de belleza de Cleopatra o de cómo Colón introdujo el Aloe Vera en el nuevo mundo,  nos hacen entender mejor por qué todo tipo de culturas le han otorgado este protagonismo.

Avalado por estudios científicos

La popularidad del Aloe Vera está fundamentado, más allá de la historia, por rigurosos estudios científicos que avalan sus propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias, laxantes o incluso mejorando los niveles de glucemia en personas con diabetes II . Se trata, sin duda, de una de las plantas más estudiadas por ser uno de los más potentes regeneradores celulares que se encuentran en la naturaleza. (1), (2), (3), (4), (5)

Pero el rigor científico, sobre las propiedades del Aloe Vera, llega en los años 30 cuando se comprueba la eficacia de la planta sobre las quemaduras y ulceras que provocaban los rayos X en médicos y pacientes, consiguiendo regenerar los tejidos, estimulando el colágeno natural y la elastina.

Regenerante, cicatrizante, depurativa…

La planta del Aloe Vera contiene un 95% de agua. Incluye en su composición una importante cantidad de Betacarotenos, B1, B2, B3, B6, Ácido fólico, y Vitaminas C y E. También, minerales, como el Germanio, un mineral que tiene el poder de estimular el sistema inmunológico y ayuda a eliminar las toxinas y los metales pesados del organismo.

Otro elemento que acapara la atención de los expertos es el azúcar Acemanano que interactúa también con el sistema inmunológico y ayuda a la creación de glóbulos blancos, eliminando también de nuestro organismo bacterias y hongos.

Además de regenerante, la mayoría de los estudios sobre esta sorprendente planta coinciden en destacar como principal, su propiedad antiinflamatoria tanto en uso tópico como ingerido en zumos o jugos.

Por lo que se refiere a la piel, destaca su acción fungicida, calmante, regenerante e hidratante, por lo que es aconsejable su uso en cicatrices, quemaduras y tras la exposición al sol. Son también importantes sus propiedades antioxidantes, para prevenir el envejecimiento cutáneo y tratar manchas cutáneas, rojeces y psoriasis.

Además, el jugo o zumo de Aloe Vera se utiliza generalmente con fines depurativos ya que está especialmente indicado como laxante, para aliviar problemas gastrointestinales y depurar nuestro organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *