Disruptores endocrinos en productos de higiene

Aluminio, parabenos y otros villanos en la higiene personal

19 enero 2017

Os explicamos qué son los disruptores endocrinos y cómo evitarlos en vuestra rutina de higiene diaria ¡Apunta estos seis consejos!

PEOR QUE LAS TOXINAS, LOS DISRUPTORES ENDOCRINOS

Hoy en día estamos expuestos a innumerables sustancias químicas que alteran el correcto funcionamiento de nuestro organismo, son llamados los DISRUPTORES ENDOCRINOS (EDCs – Endocrine Disrupting Chemicals).

El contacto de bajas dosis de estas sustancias pueden interactuar con los receptores hormonales e interferir en los procesos endocrinos. Las dosis son tan bajas que no muestran los efectos tóxicos de algunos de estos compuestos químicos, pero como las hormonas tienen niveles muy reducidos, aún así pueden sufrir sus efectos adversos.

Estas sustancias químicas son capaces de alterar todas las hormonas de nuestro cuerpo, responsables de múltiples funciones vitales, ocasionando diversas disfunciones al organismo. Los efectos son distintos sobre el embrión, el feto, el organismo perinatal o el adulto y no aparecen en el momento en que se da la exposición. En la mayoría de los casos, dichos efectos son observables en la progenie. Si la exposición ha sido de tipo embrionaria, en muchos casos, las consecuencias no son evidentes hasta que se alcanza la adultez.

Efectos sobre la salud

  • Mayor incidencia de abortos, bajo peso al nacer y malformaciones congénitas
  • Problemas en el desarrollo del sistema nervioso central. Problemas de concentración y aprendizaje
  • Alteración de los niveles de hormonas tiroideas y sexuales
  • Aumento de la incidencia de tumores en órganos sexuales: mama, útero y ovarios; próstata y testículos
  • Infertilidades femenina y masculina
  • Alteraciones neurológicas
  • Enfermedades autoinmunes
  • Obesidad, diabetes

Presentes en la composición de

  • Productos de higiene personal (cosméticos, cremas, productos para el pelo, antitranspirantes, filtros solares)
  • Productos de limpieza de hogar
  • Agricultura y ganadería (insecticidas, pesticidas, fungicidas)
  • Industria química, plásticos, madera, caucho, calzados, textiles, materiales de construcción y decoración
  • Utensilios de cocina: recubrimientos antiadherentes de las sartenes, cazuelas y envases de aluminio, materiales con PVC, etc.
  • Sustancias contenidas en los alimentos como metales pesados, conservantes, etc.

Aunque estas sustancias dañinas están presentes en una gama bastante grande de productos, voy a detenerme en los productos de higiene personal y a los que se refieren a alimentos y envases.

FUENTES DIARIAS DE EDTs EN PRODUCTOS DE HIGIENE

Uno de los productos de higiene personal más discutidos en la actualidad es el uso de antitranspirantes con aluminio. Algunos estudios sugieren que los compuestos del aluminio, pueden ser absorbidos por la piel y causar efectos hormonales parecidos a los del estrógeno. Ya que esta hormona, cuando está descontrolada, tiene la capacidad para fomentar el crecimiento de las células de cáncer, algunos científicos sugieren que los compuestos de aluminio en los antitranspirantes pueden contribuir a la formación del cáncer de seno. Sin embargo, otros factores como los antecedentes familiares y el uso de anticonceptivos orales fueron asociados con un riesgo mayor de cáncer de seno.

El aluminio no es el único villano en los productos de higiene personal, existen muchos otros productos químicos que son de alto riesgo, como los parabenos (metil parabeno, propil parabeno, butil parabeno o bencil parabeno), que han sido relacionados con cáncer de mama y de próstata.  La TEA y DEA (trietanolamina y dietanolamina), afectan a los riñones y el hígado y están prohibidos en Europa porque son cancerígenos comprobados. El triclosán y propilenglicol son sustancias químicas artificiales que causan daño a la reproducción y desarrollo neurológicos en mamíferos.

Estos compuestos se encuentran en muchos productos de belleza como bases de maquillaje, cremas antiedad, hidratantes, productos para el pelo (champús, lacas), fragancias y colonias.

Consejos para reducir la exposición a los EDCs en nuestra rutina de higiene personal

1.- Utilizar antitranspirantes naturales como la piedra de alumbre. El mineral de alumbre, en lugar de enmascarar el olor con perfume, destruye las bacterias que descomponen el sudor y causan el mal olor

2.- El Bicarbonato de sodio también es una alternativa interesante, ya que absorbe el sudor

3.- Los aceites esenciales tienen propiedades antibacterianas, huelen bien y evitan los olores (que pueden ser salvia, romero, aceite de árbol de té, lavanda)

4.- Utilizar la cosmética natural, libre de parabenos, de procedencia ecológica, que son hidratantes, evitan el envejecimiento precoz de la piel, como por ejemplo el aceite de Argán, de Almendras, de Caléndula, de Rosa Mosqueta, cremas a base de resveratrol de uva, etc

5.- Hacer uso de jabones naturales de hierbas aromáticas

6.- Existen ya muchos maquillajes con pigmentos naturales, puedes buscarlos en herbolarios y tiendas de productos ecológicos

Esperamos que os haya resultado interesante. En mi próximo post os contaré cómo evitar los disruptores endocrinos en la alimentación.

Bibliografía

  1. García-Mayor RV, et al. Disruptores endocrinos y obesidad: obesógenos. Endocrinol Nutr. 2012;59:261–7
  2. The State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals 2012. OMS 2013
  3. Prusinski L, Al-Hendy A, Yang Q. Developmental exposure to endocrine disrupting chemicals alters the epigenome: Identification of reprogrammed targets. Gynecology and obstetrics research : open journal. 2016;3(1):1-6
  4. Darbre PD. Aluminium, antiperspirants and breast cancer. Journal of Inorganic Biochemistry 2005; 99(9):1912–1919
  5. Fakri S, Al-Azzawi A, Al-Tawil N. Antiperspirant use as a risk factor for breast cancer in Iraq. Eastern Mediterranean Health Journal 2006; 12(3–4):478–482

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *