Ansiedad, estrés, insomnio... ¿Cómo lo combatimos?

Ansiedad, estrés, insomnio... ¿Cómo lo combatimos?

26 marzo 2020

Aislamiento social, incertidumbre, temor por nuestra salud y la de nuestros familiares... El COVID-19 también nos pone a prueba psicológica.

De manera paralela a todos los ataques que está sufriendo la sanidad debido al COVID-19, existe otra guerra con la que batallamos a diario desde nuestras casas debido al confinamiento que debemos respetar tras anunciarse el Estado de Alarma en nuestro país.

Aislamiento social, incertidumbre, temor por nuestra salud y la de nuestros familiares, estrés, falta de concentración, insomnio… Estas solo son algunas de las consecuencias psicológicas a las que también hemos de hacer frente para mantenernos fuertes y sanos. Pero, ¿cómo lo conseguimos?

Según expertos, la cuarentena afecta tres elementos clave de la salud mental: autonomía, competencia y conectividad.

La evidencia vincula el aislamiento social con las consecuencias adversas para la salud, incluida la depresión, la mala calidad del sueño, la función laboral deteriorada y el pensamiento constante de pensar que se está infectado, porque tenemos gripe o dolor de garganta, o bien escuchar todo el día las noticias.

En primer lugar, es importante destacar que sentir miedo es normal, incluso, sano, pero no debemos permitir que nos bloquee. Para ello, hemos de echar mano de herramientas naturales que tenemos a nuestro alcance y que pueden resultar muy beneficiosas para evitar esos picos de estrés.

5 maneras naturales de reducir el estrés y la ansiedad

Yoga o meditación

Siempre has oído hablar de estos métodos, pero nunca te has atrevido a . Ahora es el momento. ¿Qué puedes perder? Aprenderás a respirar profundo, a dejar la mente en blanco por unos minutos, te iniciarás en ejercicios que te ayudarán a eliminar endorfinas para atraer el bueno humor e, incluso, reforzaremos y mejoraremos el ciclo del sueño. Es una buena forma de conectarnos con nuestro cuerpo y aprender a controlarlo.

Aceites esenciales

Al igual que la meditación, los aceites esenciales naturales han sido usados por miles de años para reducir la ansiedad y el estrés. debido a su composición 100% natural. Puedes usarlos echándote un poco en la sien mientras practicas meditación, antes de dormir o para darte un baño.

    • Aceite esencial de lavanda: Es uno de los más comunes, especialmente por su poder contra la ansiedad y para la relajación. Sus beneficios incluyen relajar los músculos, ayudar a dormir, ayudar a controlar ataques de pánico y mejorar la digestión.
    • Aceite esencial de manzanilla: ayuda a relajar la mente, evitando pensamientos negativos y mantener la armonía.
    • A pesar de que el aceite de Ylang Ylang (cananga orodata) no es tan conocido como el de mejorana o el de lavanda, se trata de una esencia con potentes propiedades sedantes. Su fragancia dulce y suave aporta alegría y mejora el estado de ánimo, dando optimismo y calmando la ansiedad. Es eficaz para la agitación del corazón y las palpitaciones nerviosas, indicado para cuadros de hipertensión. Además, está presente en productos como geles, champú, cremas faciales…

Dieta equilibrada

Llevar una alimentación sana para sentirse bien y reforzar nuestra salud no es un secreto. El exceso de grasas, la falta de hidratación o el déficit de vitaminas y minerales ejercen, directamente, una influencia negativa frente a nuestro organismo y sistema inmunológico. Pero, también, en nuestro estado de ánimo.

Creemos que satisfacer nuestros antojos durante el ‘encierro’ es lo que nos calma, pero no es así. Ingerir azúcares refinados nos calmará un par de horas, pero, después, esta sensación desaparece.

Son recomendables los alimentos altos en vitamina B, calcio, magnesio y omega 3, como el salmón, las verduras verdes, nueces, proteínas, aceite de oliva, aceite de coco y aguacate. Estos alimentos te ayudarán a mejorar tu estado de ánimo, eliminar la ansiedad y mejorar la concentración. Cuanto estés muy ansioso, trata de evitar los estimulantes como el café y el alcohol.

Complementos alimenticios

Como alternativa a ansiolíticos o somníferos puedes confiar en los beneficios de las plantas y hierbas con efectos sedantes y mirorrelajantes. Puedes encontrarlos para realizar infusiones, en gotas o en cápsulas y/o comprimidos para complementar tu alimentación. Nunca sustituirla.

Por ejemplo, la melisa y la valeriana son algunas de las plantas más recomendadas por su efecto relajante, contribuyendo a mantener el sueño y disminuir la ansiedad.

Pero, no nos podemos olvidar de la griffonia simplicifolia, que contiene 5HTP, una molécula que regula el estrés, la conducta alimentaria y el sueño. Destaca frente al conocido triptófano por su origen natural.

Mantente activo

Es evidente que la falta de aire y de espacio también puede perjudicarnos. Pero no te aferres al sofá o a la cama. Intenta estar activo el máximo del tiempo posible para tener la mete ocupada y sentirte mejor contigo mismo. Márcate un horario de actividades, regula tu tiempo de sueño, incluso utiliza tu casa para convertirla en tu gimnasio particular. Y, lo más importante, no pierdas el contacto con la gente. Por suerte, tenemos muchos mecanismos a nuestro alcance para seguir conectados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *