Consejos para conseguir un bronceado saludable antes del verano

4 Abril 2016

Bronceado saludable todo el año, pero principalmente antes del verano...para llegar a la época estival con la piel sana y protegida. Consejos

Bronceado saludable antes del verano

Si quieres conseguir antes del verano un bronceado bonito, duradero y sobretodo saludable,  te contamos cómo conseguirlo con una alimentación adecuada y unos cuidados muy  específicos.

Además, si eres deportista tienes que prestar todavía más atención a tu piel y no solo en verano. Las personas que hacen ejercicio físico a diario se exponen a más agresiones que el resto, a causa del sol, el viento, el sudor, duchas muy repetidas, oxidación celular, etc.

Por ello, unos buenos hábitos de protección e hidratación y una alimentación adecuada, nos ayudarán a preparar nuestra piel para la exposición solar y también serán nuestros aliados a la hora de conseguir un bronceado bonito y duradero parael resto del año. 

El cuidado de la piel en cualquier época del año

Cuando los rayos UVA y UVB , la radiación ultravioleta del sol, excede la cantidad que la melanina, el pigmento protector de la piel, es capaz de absorber, se producen alteraciones en nuestra piel e incluso quemaduras, incluso iguales a las que provocan las quemaduras térmicas generadas por fuentes de calor como el fuego, la plancha o un secador.  Las ampollas, edemas y fiebre o incluso problemas más serios como la aparición de manchas o el envejecimiento prematuro son signos evidentes de que algo no hemos hecho bien.

Dependiendo de nuestro fototipo, nuestra piel va a responder de una u otra forma a los rayos solares, pero, ojo tener un fototipo alto no significa que podamos descuidar nuestra hidratación o la prevención frente a la exposición solar.

Una piel bronceada se quema menos y está más protegida

Por ello es muy recomendable que en todos los fototipos y especialmente los más claros  tomemos medidas de protección todo el año, para que cuando llegue el momento de la exposición solar nuestra piel esté ya protegida, hidratada y, en la medida de lo posible, ya bronceada.

En cualquier caso, lo importante es prevenir y si sabemos qué alimentación, qué productos usar y cómo aplicarlos, es posible disfrutar del sol sin problema.

Ningún filtro solar ofrece una protección absoluta, pero sí ayudan a prevenir quemaduras graves. Pero la exposición no se genera sólo en verano cuando tomamos sol, sino todos los días del año, sin importar la estación y como decíamos antes se agudiza en deportistas, que exponen a diario su piel a estas inclemencias. Por eso es importante utilizar protección siempre, aunque los factores pueden variar según la estación del año. En otoño e invierno utilizaremos protección solar SPF de 15 y 30 y en primavera y verano, de entre 30 y 50, dependiendo siempre de nuestro fototipo.

Debes aplicarte el protector unos 30 minutos antes de exponerte al sol. Y luego, renovarlo al menos cada dos horas para que tomar el sol o hacer deporte sea una actividad sin riesgo.

También, es recomendable utilizar un afterun con activos como el aloe vera. Se trata además de un ritual muy placentero después de exponerse al sol ya que hidrata y calma la piel en profundidad y además ayuda a prolongar el bronceado.

No nos podemos olvidar de la exfoliación, muy necesaria, ya que así eliminamos las células muertas y las impurezas de la piel, lo que a la larga se traduce en una regeneración celular más intensa y en un bronceado más uniforme y luminoso.

Y por supuesto una buena hidratación corporal. Es fundamental para mantener en buen estado la piel, por lo que es necesario tomar de dos a dos litros y medio de agua para mantener el cuerpo y la piel perfectamente hidratados.

La dieta es clave para un bronceado saludable

Es muy recomendable consumir alimentos ricos en antioxidantes, vitaminas A, B, C y E, así como Omega 3 ya que favorecen, preparan y prologan el bronceado.

Frutas y verduras

Las zanahorias, el mango, la sandía o el tomate son muy ricos en betacarotenos, ayudan a potenciar la pigmentación y a activar la melanina haciendo que el bronceado dure más tiempo. Por lo que pensar en clave naranja a la hora de elegir estos alimentos se convierte en un juego saludable muy interesante. Tiene especial incidencia la vitamina C,  que produce hidroxilisina e hidroxiprolina, importantes para la creación de colágeno, sustancia que da firmeza a la piel y ayuda a revertir los efectos negativos de las radiaciones solares.

Pescado azul y semillas

El pescado azul como el salmón, la caballa o las sardinas, pero también las semillas como la chía o los frutos secos contienen grasas poliinsaturadas, ácidos omega-3, vitamina A y minerales y tienen un papel fundamental en el buen estado de la piel, ayudando a lubricar y a aportarle flexibilidad.

Aceites vegetales
Los aceites vegetales como los de oliva, de girasol o de soja, pero también el germen de trigo, el aguacate y el huevo son ricos en vitamina E, convirtiéndose en potentes antioxidantes y cicatrizantes.

Nutricosmética para un bronceado saludable todo el año

Pero, además de la alimentación, también podemos recurrir a complementos alimenticios que ayuden a nuestra piel a activar la melanina y, así, protegerse de los rayos solares. Se trata de productos naturales con Antioxidantes, vitaminas y aceites grasos que hidratan y nutren la piel para broncearse de forma sana y duradera y que, además, evitan el envejecimiento de la piel y su pérdida de elasticidad y firmeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *