Los mejores nutrientes para lucir un bronceado saludable

29 julio 2015

Este verano descubre el secreto de un bronceado bonito y saludable. Nuestros consejos son hidratación, prevención y alimentación rica en antioxidantes.

Este verano consigue un bronceado bonito y sano

Ya nos adentramos en el verano y quién más y quién menos quiere lucir un bronceado bonito. Pero, ¡Cuidado!, tomar el sol, también es cuestión de salud.

La exposición de nuestro cuerpo al sol ayuda a nuestro organismo a sintetizar la vitamina D, importantísima función para el desarrollo de nuestros huesos. También, es un antidepresivo. ¡Nos pone de buen humor!, y todo, gracias a la melatonina.

Pero ojo, también los rayos solares son los principales agresores para la piel y una de sus principales fuentes de envejecimiento, llegando a causar graves problemas como quemaduras solares y cáncer de piel.
Por todo ello, si queremos obtener un bronceado bonito y saludable, tendremos que poner especial atención en cómo nos cuidamos por dentro y por fuera, antes, durante y después de las exposiciones solares del verano.

Antes de tomar el sol, debemos preparar nuestra piel. Entre los consejos más básicos, la exfoliación y la hidratación cobran especial importancia, sobre todo el rostro, al ser una de las zonas más delicadas. A tener en cuenta, también, una correcta hidratación, que se traduce en el consumo mínimo de dos litros de agua diarios. Y por supuesto, nunca olvidar el uso de protectores solares adecuados a nuestro Fototipo.

Además, las sesiones tienen que ser cortas, evitando exponerse durante las horas centrales del día. También, tomar una ducha tras la exposición solar es muy aconsejable, sobre todo si se ha estado en contacto con el agua salada del mar o clorada de la piscina, elementos que resecan y agreden la piel sobremanera. Este es un buen momento, para hidratar y calmar la piel con gel de Aloe Vera o una crema post solar.

Alimentación para favorecer el bronceado

Pero, uno de los hábitos más saludables que incide directamente sobre la salud de la piel es nuestra alimentación. De ello dependerá, en gran medida que este verano obtengamos un bronceado bonito, uniforme y, en definitiva, sano. Nuestros aliados, en este caso, serán los betacarotenos y antioxidantes, vitaminas E, C y B, minerales como el Zinc o el Hierro y ácidos grasos como el Omega 3.

betacarotenos

Los betacarotenos

Son pigmentos naturales que poseen sustancias precursoras de la Vitamina A, favoreciendo la producción de melanina y protegiendo la piel contra los efectos dañinos de la radiación solar. Podemos encontrarlos en casi todas las frutas y verduras de colores intensos: rojos, naranjas y amarillos, tales como el tomate, la calabaza, las cerezas, aunque la más popular es la zanahoria.

Los antioxidantes

Uno de los efectos más visibles de la radiación solar es que acelera el envejecimiento cutáneo. Para prevenirlo y reparar sus efectos, es aconsejable ingerir grandes cantidades de Vitamina C, potente antioxidante, que podemos encontrar en frutas como la naranja, el pomelo, el kiwi o en verduras como el brócoli.

Los minerales

También es interesante el aporte de Hierro, que facilita en gran medida, la oxigenación celular. Los alimentos fuente de hierro son carnes, pescados y huevos, levadura de cerveza, frutos secos, cereales, legumbres y verduras de hoja verde.

Los ácidos grasos Omega 3

Aportan nutrientes imprescindibles para mantener una piel hidratada y claves para prolongar el bronceado. Los ácidos grasos evitan la pérdida de agua y la consecuente sequedad, evitando la formación de radicales libres y la formación de arrugas. Los alimentos ricos en Omega 3 son los pescados azules, los aceites vegetales, las semillas, los frutos secos, etc.

En definitiva, cuantos más antioxidantes incluyamos en nuestra dieta, más protegida estará nuestra piel contra los UV, obteniendo un bronceado uniforme y sin riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *