Castaño de Indias, el alivio de las piernas cansadas

18 noviembre 2015

Castaño de Indias, un ingrediente tradicional, usado desde la antigüedad para tratar varices, problemas de circulación, hemorroides y dolores menstruales.

Castaño de indias, ciencia y creencia popular

Seguro que en el parque de tu ciudad, te has paseado en muchos ocasiones a su sombra, ya que el Castaño de Indias, cuya fruta es conocida popularmente como “castaña pilonga” es un árbol muy apreciado por su valor ornamental. Pero igual no sabias que es un árbol muy valioso, también por sus excelentes propiedades para tratar varices, problemas de circulación e incluso dolores menstruales .  Te lo contamos aquí con más detalle.

Problemas venosos, varices y hemorroides

Desde la antigüedad,  la corteza del Castaño de Indias es utilizada como alivio para los casos en los que sentimos nuestras piernas pesadas, mala circulación, calambres, hormigueo o hinchazón.

Parece ser que una creencia popular cuenta que, llevando castañas de indias en los bolsillos, aliviaremos los problemas venosos y las piernas cansadas.  Verdad o mentira, lo cierto es que diferentes estudios científicos corroboran las propiedades de la corteza de este árbol, ya que a diferencia de su fruto, carece de efectos secundarios, por lo que es uno de los mejores remedios para tonificar las venas y los capilares.

Gracias a su composición rica en flavonoides, saponinas, aescina, aesculina taninos y diferentes ácidos como cítricos, acéticos, úricos, angélicos, proteínas, y almidones aporta importantes propiedades antiiflamatorias, vasocontrictoras y astringentes. De esta forma, mejora la resistencia de los capilares, vasos sanguíneos y hemorroides.

Su riqueza en Alantoína, hace que nuestra piel sea mucho más resistente ante las agresiones externas. Por esta razón, ayuda a mejorar el proceso de cicatrización de heridas, golpes y torceduras.

Falso castaño, procedencia y curiosidades

El Castaño de Indias, Aesculus Hippocastanum, perteneciente a la familia de las Sapindáceas,  es  un árbol originario de las montañas de Tesalia y del Epiro en Grecia, pero también de la zona de los Balcanes y Asia Menor.

Se conoce como falso castaño debido a que sus frutos presentan una gran similitud externa con aquellos de los árboles del género Castanea de la familia de las fagáceas. Este fruto no es comestible para el hombre por su alta toxicidad, pero ciertos animales son inmunes a la Esculina, una saponina hemolisiante, que es el principal compuesto venenoso que contiene. Sólo se utiliza tradicionalmente su corteza por los beneficios circulatorios que os hemos contado.

Por cierto, por su riqueza en Alantoina también se usa de forma externa en formulaciones cosméticas y cremas para el cabello y la piel, por sus propiedades emolientes y como protector solar, por su capacidad de absorción de los rayos ultra violetas.

Se utiliza, también, frente a la celulitis, eliminando el dolor y la inflamación que a veces ocasiona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *