Decálogo para prevenir la cistitis

Decálogo para prevenir la cistitis

6 agosto 2018

Aunque es una infección que puede aparecer en cualquier época del año, es en verano cuando hombres y, sobre todo, mujeres padecen más episodios de cistitis. ¿Cómo evitarlo?

Cerca del 40% de las mujeres ha padecido o padecerá alguna vez en su vida un episodio de cistitis.

El problema es que esta infección causada por la bacteria E.coli no siempre se sufre de manera aislada, sino que es probable que la enfermedad vuelva a aparecer en las semanas o meses consecutivos.

Debido al tipo de anatomía, las mujeres son las más vulnerables que los hombres a esta enfermedad porque tienen la uretra más corta. Esto facilita el paso de bacterias a la vejiga, donde también influye la higiene y las relaciones sexuales.

En cuanto a la temporalidad, se trata de una infección que puede aparecer en cualquier época del año, pero suele tener más incidencia en verano por factores como la humedad, los trajes de baño mojados, el cambio en hábitos alimenticios o el aumento de relaciones sexuales, entre otras causas.

Por su parte, la resistencia de las bacterias a los antibióticos, propiciada por un mal uso de los mismos, también es un elemento muy común para sufrir este tipo de infección urinaria.

Principales consecuencias de la cistitis

  • Escozor
  • Dolor al orinar debido a la irritación que sufre la uretra al inflamarse por la adhesión de las bacterias.
  • Dolor en la parte baja del vientre
  • Aumento del número de micciones
  • Color turbio en la orina
  • Molestias en las relaciones sexuales
  • Picor vaginal
  • Fiebre, aunque no muy alta

Decálogo de prevención de la cistitis

El Centro de Investigación sobre Fitoterapia recomienda los siguientes consejos para prevenir la cistitis (más información en su web):

  1. Ingerir un mínimo de 1,5 litros de líquido al día, para eliminar más rápido las bacterias del aparato urinario.
  2. Evitar sustancias excitantes como alcohol, cafeína y tabaco y bebidas carbonatadas.
  3. Orinar cada 2-3 horas para favorecer la eliminación de bacterias, ya que la retención de orina en la vejiga favorece su crecimiento. También es importante ir al baño antes y después de haber mantenido relaciones sexuales.
  4. Lavar, con jabones neutros, de delante hacia atrás para evitar la contaminación y no hacer duchas vaginales. Ducha en lugar de baño para higiene diaria.
  5. Secar en la misma dirección. Las bacterias causantes pueden proceder de una incorrecta eliminación de las heces.
  6. Cambiar el traje de baño mojado para reducir la humedad y evitar el contraste de temperaturas en la zona.
  7. Utilizar ropa interior de algodón y evitar prendas ajustadas.
  8. Combatir el estreñimiento y no posponer la evacuación, para que los gérmenes no puedan colonizar los tejidos cercanos al tracto urinario.
  9. Reconsiderar el uso de diafragma, pues ejerce presión sobre la uretra y dificulta el vaciado de la vejiga. Su uso está asociado a una mayor frecuencia de infección. Lo mismo ocurre con los tampones si las infecciones urinarias suelen aparecer en el periodo premenstrual.
  10. Consumir suplementos de cranberry o arándano rojo para evitar la adhesión de bacterias causantes de infección a las paredes del tracto urinario.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *