Da la bienvenida a una Navidad saludable

Diez consejos para disfrutar de una Navidad saludable

18 diciembre 2017

Te contamos cómo evitar la ganancia de peso, el aumento de los niveles de colesterol y azúcar en sangre o la retención de líquidos

La Navidad es una de las épocas más esperadas del año, aunque también de las más temidas en lo que respecta a nuestra alimentación.

Los excesos gastronómicos pueden jugarnos una mala pasada provocando digestiones pesadas, estreñimiento, diarrea y, sobre todo, un aumento de peso en pocos días.

No obstante, existen una serie de consejos que nos pueden ayudar a disfrutar de unas fiestas sin alterar en gran medida nuestra rutina diaria para no empezar el año pagando las consecuencias.

Diez recomendaciones que no debes olvidar

1- Lo más importante de todo es tener planificación:

No dejemos la organización de los menús navideños para el último día porque acabaremos pagando más dinero y dejando nuestra alimentación prácticamente al azar.

Elige bien los productos que necesitas, de este modo serás consciente de qué alimentos son más bajos en grasas y tendrás más tiempo para elaborar los postres en vez de comprarlos. Así, no renunciarás a los dulces, pero sí a las calorías y a los azúcares añadidos.

Un truco: incluye Superalimentos en tus recetas. Estarás aportando sabor, una gran cantidad de nutrientes y vitaminas y los beneficios serán notables. (Consulta la lista de recetas que tenemos en el blog)

2- Respeta, en la medida de lo posible, los horarios:

Nuestro cuerpo está acostumbrado a las rutinas en lo que se refiere a la hora de sentarnos en la mesa. En caso contrario, comenzaremos a picar para no sentir hambre y la ingesta de calorías aumentará notablemente.

Este consejo también se puede aplicar a nuestro descanso. Está claro que las reuniones familiares y las fiestas provocarán que nos acostemos más tarde, pero debemos intentar dormir unas siete u ocho horas para no acumular cansancio y sentirnos más alterados. Recuerda que la falta de sueño aumenta la ingesta calórica.

Si pasas las fiestas fuera de casa, opta por tomar melatonina para conciliar el sueño en el menor tiempo posible. Al igual que si tienes preparado algún viaje con una diferencia horaria importante. Con la melatonina también contribuirás a aliviar la sensación subjetiva del jetlag.

 3- Planifica el resto de comidas:

Si ya sabemos una de las comidas del día será abundante, elabora el resto de una manera más ligera. ¡Ojo! Eso no quiere decir que te saltes alguna ingesta, pues será mucho peor para tu organismo. Intenta incluir frutas y verduras a lo largo del día. La mejor forma de hacerlo es en smoothies o batidos. Lograrás saciarte de una manera natural y acudirás a la comida o a la cena con menos hambre y sin la intención de meterte un atracón.

4- Come tranquilo y relajado:

Si queremos que la comida no nos siente mal, es muy importante comer tranquilos, relajados y disfrutando de cada plato. Eso sí, siempre con moderación. En caso de que esto no sea posible, existen ingredientes naturales que pueden ayudarnos a decir adiós a una digestión pesada, como es el caso del Boldo, la Alcachofa, el Diente de León o el Cardo Mariano. Los podremos ingerir tanto en infusiones como en complemento alimenticio. En caso de optar por un suplemento, también entra dentro de la lista la Papaína, una sustancia extraída de la papaya que facilita el proceso digestivo gracias a su acción proteolítica.

5- Que la energía no te falte:

Todos sabemos que nos enfrentamos a días muy largos y de bastante estrés. Visitas familiares, compras de regalos interminables, comidas copiosas, niños sin colegios… Es muy importante empezar el día con vitalidad, así que completa tu desayuno con ingredientes naturales como Jalea Real, Magnesio, Ginseng o Guaraná con los que conseguirás tener más energía y un aporte vitamínico extra.

6- Sin olvidarnos de nuestro peso:

No debemos obsesionarnos, pero tampoco olvidarnos de seguir unas rutinas para mantener un peso saludable, sobre todo cuando hemos hecho el esfuerzo durante todo el año de comer sano, hacer ejercicio…

Para ello, nuestra recomendación es probar el Chitosán, una sustancia que actúa de forma directa en el tubo digestivo, recubriendo las grasas consumidas en la dieta y actuando como una especie de capa de gel. La grasa se elimina entonces de forma natural sin ser absorbida por el organismo.  Su uso correcto evitará que más grasas se sumen a las que ya tenemos en el organismo. El Chitosán es una fibra que tiene su origen en el caparazón de algunos crustáceos marinos como cangrejos y gambas.

Si eres alérgico al marisco, sin embargo, es mejor que apuestes por ingredientes con el Té Verde, el Mango africano, el Arándano rojo o la Cola de Caballo por su efecto drenante y diurético.

7- Cuidado con el estreñimiento ocasional:

Es uno de los problemas más comunes cuando alteramos nuestra alimentación y puede convertirse en una pesadilla, por ello tenemos que aprender a depurar el organismo a tiempo para ayudar a restablecer las funciones intestinales. Componentes naturales como el Aloe Vera, el Hinojo, la Genciana o la Ciruela en polvo pueden ayudarnos a poner a punto nuestra flora intestinal sin sufrir daños colaterales.

8- Sobremesas saludables:

Durante las largas sobremesas limita el consumo de dulces. Apuesta por los postres caseros realizados con Superalimentos como el Azúcar de Abedul, de muy bajo índice Glucémico (7 de 64 que tiene el azúcar común), infusiones en vez de café o el consumo de frutos secos, que también son una alternativa muy saludable.

9- Evita el sedentarismo:

Aprovecha la visita de los más pequeños de la familia para organizar planes activos. Vete a patinar con ellos, a jugar a la nieve, de paseo o a hacer las compras navideñas en compañía para que no tengas la necesidad de ir en coche a todos los lados. Así también huirás del abuso del sofá y pasar más horas de las debidas sentado.

10- Los brindis, con moderación:

Subir de peso es, apenas, una de las primeras consecuencias del consumo excesivo de alcohol, que puede afectar la coordinación de movimientos, causar efectos depresivos y, a largo plazo, la degeneración del hígado.

Se puede mezclar el vino blanco con agua mineral para reducir la cantidad de alcohol ingerido, o directamente optar por otras bebidas no alcohólicas. Por ejemplo, medio litro de cerveza contiene cerca de 200 calorías, el equivalente a cuatro manzanas.

Incluye en tus brindis cócteles sin alcohol a base de frutas o prueba con bebidas ecológicas, como la sidra o el vino sin alcohol. Y, ante los excesos, nada mejor que el Cardo Mariano para restablecer el funcionamiento del organismo con naturalidad.

 

imagen de manzana Artículos relacionados

Que quizás puedan interesarte

Yo hago dieta detox y qué

Tu hígado sano con una dieta detox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *