estreñimiento-infantil

Hábitos saludables frente al estreñimiento infantil

23 Marzo 2016

El estreñimiento infantil es una afección habitual, que en la mayoría de los casos se soluciona con una dieta equilibrada y unos buenos hábitos higiénicos .

El estreñimiento infantil es un motivo habitual de preocupación

Hace unas semanas hablábamos del estreñimiento en adultos, hoy vamos a centrarnos en el estreñimiento infantil,  un problema muy común que afecta al 8% de los niños. Se caracteriza por deposiciones inferiores a 3 veces por semana y heces duras y secas que suelen provocar dolor y malestar. Normalmente está causado por una alimentación pobre en fibra, aunque más adelante veremos otras causas posibles que suelen provocar un círculo vicioso:  ir al baño me produce dolor, retengo las heces, a consecuencia se resecan más, provocando hinchazón del vientre, gases y más dolor. Este círculo acaba causando rechazo del niño a ir al baño.

Las causas más habituales del estreñimiento en niños

  • Con frecuencia los niños suelen tener miedo o vergüenza a usar los baños del colegio o simplemente aquellos que no son los de su casa.
  • Las condiciones de uso durante el aprendizaje son importantes. En ocasiones se presiona en exceso al niño a avisar de la necesidad de ir al baño, con demasiada insistencia o incluso castigando, generando en ellos un rechazo a algo que tiene que ser un hábito de lo más natural.
  • Es común que el estrés del inicio del curso escolar pueda causar estreñimiento.
  • También, acontecimientos familiares traumáticos como son cambio de casa, nacimiento de un nuevo miembro en la familia o el luto por la pérdida de un familiar.
  • Niños que pasan muchas horas delante de la tele, el ordenador o el móvil y poco deporte.
  • Aunque la principal causa de estreñimiento infantil es la falta de equilibrio en la alimentación, causado entre otras razones por:
    • Desorden en las comidas, en ocasiones comen más a deshoras que en la propia hora de las comidas.
    • Suele ser habitual una dieta pobre en fibra, bajo consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales… porque es lo que más cuesta comer a los niños y normalmente se pasa por el pasapurés para que se lo coman mejor, acción que retiene gran parte de la fibra.
    • Abuso de alimentos astringentes como patatas, plátanos, arroz, zanahoria cocida…
    • Baja ingesta de líquidos.

La base para aumentar la regularidad no solo se basa en incorporar más fibra en la dieta del niño, sino más bien en establecer unos hábitos saludables para educar su intestino y su alimentación.

En cuanto a los hábitos higiénicos

Debemos establecer un patrón regular sentando al niño todos los días, 1 o 2 veces, en el orinal o el inodoro durante 10-15 minutos y explicarle con naturalidad que es importante no aguantarse.

Decirles que no hay que aguantarse las ganas, que hay que ir al baño cuando nos apetece aunque estemos jugando, podemos seguir disfrutando del juego después.

Una buena acción puede ser ofrecer recompensas. Podemos elaborar un calendario donde después de sentarnos en el baño todos los días, pongamos una carita triste o alegre en función del éxito de la rutina. Así estableceremos que cada 3 o 4 caritas sonrientes podemos ir a jugar a un parque especial al que no solemos ir habitualmente o cualquier otro tipo de recompensa no material.

Ejercicio físico frente al estreñimiento

Las costumbres sedentarias como ver la televisión, abusar de videojuegos y otros trastos tecnológicos aparte de favorecer el sobrepeso y la obesidad, contribuyen a la aparición del estreñimiento.

Los niños tienen que moverse, jugar en el parque y hacer deporte. Está comprobado que practicar de forma habitual ejercicio físico se asocia a un tránsito digestivo regular. Lo ideal es favorecer que el niño practique desde muy pequeño algún deporte que le guste, ya que tiene un montón de beneficios, tanto físicos como mentales. Provoca que los niños se diviertan, se sociabilicen y se sientan físicamente mejor.

La alimentación es clave para mejorar su tránsito intestinal

Los cambios que podemos hacer en la alimentación no varían mucho con respecto a la de los adultos.

Debemos recordar que la ingesta de frutas y verduras ha de ser de 5 raciones diarias, favoreciendo el consumo de frutas con piel, verduras, legumbres, frutos secos…

Aunque hay que recordar que debemos hacerlo gradualmente, ya que si el niño no suele consumir mucha fibra, un aumento drástico podría aumentar la formación de gases, la distensión abdominal y reducir la absorción de algunos nutrientes.

En el caso de niños que rechacen el consumo de verduras debemos de ser imaginativos y originales. No creo que ningún niño se resista a unos macarrones con tomate con pequeños daditos de calabacín o a una ensalada de pasta de colores con pimiento verde, rojo y atún.

También, hay que reducir  o eliminar temporalmente el consumo de los alimentos que denominamos astringentes.

Y, por supuesto, tanto si hay sintomas de estreñimiento infantil como si no, cuidar mucho la hidratación. La ingesta de agua puede variar dependiendo de la edad desde 1-2 litros desde los 2 a los 7-8 años.

Jarabes naturales para combatir el estreñimiento infantil

Podemos tener en cuenta algunos jarabes infantiles que hay en el mercado a base de zumos de frutas y plantas, como la ciruela, el kiwi, la malva o el tamarindo, que aumentan el volumen de las heces y fructooligosacáridos que sirven de alimento a las bacterias buenas del intestino, encargadas de parte de la digestión y que pueden ser un buen coadyuvante para niños a partir de 3 años.

Ante todo y, sobretodo, en el caso de que persistan los síntomas, es imprescindible la visita y seguimiento del pediatra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *