hipertensión-alta

Hipertensión y cómo regularla de forma natural

9 Marzo 2016

Hipertensión. Descubre cuáles son los hábitos más saludables y la mejor nutrición para prevenir esta dolencia que afecta cada día a más personas.

Hoy me gustaría hablaros de la hipertensión o tensión arterial alta, un trastorno que sufre uno de cada 5 adultos y que puede desencadenar otros problemas cardiovasculares.

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que la llevan a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos, arterias, al ser bombeada por el corazón. Si la tensión está alta, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

Se dice que existe hipertensión arterial cuando la tensión sistólica, lo que llamamos habitualmente máxima, supera los 140 mm Hg y la diastólica, mínima, los 90 mm Hg.

Existe una evolución normal de la tensión en relación con la edad, pudiéndose considerar que a partir de los 50 años la mitad de la población presenta cifras algo elevadas.

Aunque normalmente es asintomática puede dar la cara con dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales, pero no siempre.

Debemos tener en cuenta que una hipertensión mantenida durante mucho tiempo daña órganos vitales como son el corazón, los riñones y el cerebro. Por ello, es considerada junto el tabaquismo y la hipercolesterolemia un factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares.

¿Cuáles son las causas?

Los factores genéticos juegan un papel muy importante, aunque hay otros muchos factores implicados como son la obesidad, el colesterol, la diabetes, el tabaquismo, el consumo de ciertos medicamentos como los anticonceptivos, el embarazo, el estrés y, evidentemente, las alteraciones o abusos en nuestra alimentación, entre los que incluiremos el consumo excesivo de sal.

Tipos de hipertensión

Primaria

Cuando se produce sin ninguna causa aparente más que los factores de los que hablábamos anteriormente y representa aproximadamente el 90% de los casos.

Secundaria

En este caso, la causa que lo provoca puede detectarse con claridad, siendo generalmente una patología renal, endocrina o vascular.

Consejos saludables

  • Reducir el peso,  en caso de obesidad.
  • Reducir o eliminar nuestro consumo de sal, no debemos olvidarnos que los alimentos por si solos aportan una cantidad variable de sal.
  • Realizar ejercicio físico de forma moderada y regular para favorecer la función cardiaca y vascular.
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Suprimir el tabaco. El riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares es del 50-60% más alto en el hipertenso fumador.
  • Aumentar el consumo de frutas.
  • Evitar el estreñimiento.
  • Ingesta correcta de agua para evitar la retención de líquidos, que aumentaría el volumen de la sangre y con ello la presión que ejerce sobre las arterias.

Nutrientes naturales que pueden ayudarnos

Cacao

Gracias a sus propiedades antioxidantes, ayuda a reducir la presión que ejercen los capilares frente a la sangre, reduciendo la presión. Además de reducir los niveles de colesterol.

L-Arginina

Proteína que nos ayuda a mejorar la circulación sanguínea y permitir la relajación de los vasos sanguíneos.

Ajo

Reduce la presión que ejercen las arterias, además de reducir los niveles de colesterol.

Abedul

Se suele utilizar como coadyuvante por sus propiedades diuréticas, ya que disminuyendo los líquidos del cuerpo, el volumen de la sangre se vería reducido.

Acerola

Gracias a su aporte de vitamina C contribuye a la formación de Colágeno, proteína presente en todas las células estructurales de nuestro cuerpo, incluyendo arterias y corazón, permitiéndoles estar sanas y fuertes.

Coenzima Q10

Dentro de las múltiples propiedades que tiene cabe destacar su acción antioxidante y preventiva de enfermedades cardiovasculares.

Pues ya sabeís, que tanto para la hipertensión como para muchos otros problemas de salud en general, la clave está en una dieta y estilo de vida saludables, y en concreto en la variedad, la moderación y el ejercicio físico.

imagen de manzana Artículos relacionados

Que quizás puedan interesarte

Yo reviso mi salud y qué

¿La Vitamina D es importante? No, lo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *