Cosmética ecológica

¿La cosmética ecológica es igual que la natural?

29 octubre 2018

Los productos ecológicos contienen, al menos, un 95% de ingredientes de origen natural y tienen un certificado o sello que lo respalda.

Cada vez son más las personas que deciden pasarse a la cosmética ecológica por dos motivos fundamentales:

  • El cuidado y la salud de la piel
  • El respeto al Medio Ambiente.

Pero ¡ojo! No debemos confundir la cosmética natural con la ecológica, aunque en ambos casos nos suene prácticamente igual. Técnicamente podemos decir que casi todas las cremas o geles son naturales porque llevan un ingrediente tan simple y común como es el agua. Por supuesto, de origen natural. ¿Pero, qué ocurre con el resto de la formulación?

En muchas ocasiones se utiliza el apellido ‘natural’ como atractivo para el consumidor, pero en realidad estamos frente a un producto que incorpora un 99% restante de otras sustancias dañinas para la piel y el cabello, como pueden ser los parabenos, las resinas, pesticidas u otras sustancias tóxicas.

Sin embargo, en el caso de la cosmética ecológica nos estamos asegurando una compra sostenible, con ingredientes naturales procedentes de un cultivo ecológico, donde no hay uso de pesticidas y sometido a un proceso de transformación que respeta el Medio Ambiente.

Pero para ser considerada como tal, la cosmética ecológica reúne una serie de normas. Todo el proceso completo, desde la materia prima usada hasta llegar al producto final puesto a la venta, es aprobado por mecanismos de control que certifican la calidad del producto aportándoles un distintivo o logo representativo. Por ello podemos reconocerlos mediante los “certificados y sellos”. Así mismo, una de las normativas es la prohibición de experimentar con animales. 

Por ello, es vital que leamos bien la etiqueta del producto y nos fijemos en los ingredientes INCI para ver qué porcentaje de compuestos son de origen natural.

En resumen ¿cómo podemos diferencias un producto ecológico de uno convencional?

  • Son productos cuyos ingredientes son, al menos, en un 95% de origen natural. No contienen materias primas, especialmente compuestos químicos.
  • Las sustancias animales solo están permitidas si proceden de animales vivos, como ocurre con la leche o la miel, y siempre con cuidados con métodos de ganadería ecológica.
  • Las materias primas vegetales están permitidas siempre que sean auténticas, no procedan de especies protegidas o amenazadas y no cause ningún daño ecológico en su extracción o transporte.
  • Las materias primas minerales están permitidas siempre y cuando se usen por sus propiedades intrínsecas y en sus procesos de extracción no se genere contaminación.
  • Sus procesos de transformación y elaboración son respetuosos con el medio ambiente y las personas, es decir, se tiene muy en cuenta el proceso productivo.
  • Ni el producto final ni ninguno de sus ingredientes están testados en animales. No se admiten ingredientes ni procesos que impliquen el uso de tecnologías controvertidas como organismos modificados genéticamente (OMG), nanotecnología o irradiación.
  • Los productos vienen en embalajes eco-responsables.
  • Su formulación está basada en ingredientes de origen natural provenientes de plantas o minerales naturales. En su composición no encontramos productos químicos y sus conservantes son siempre naturales.

PRINCIPALES BENEFICIOS DE LA COSMÉTICA ECO

– Se adaptan a cualquier tipo de piel.

– Elimina el riesgo de problemas secundarios. Muchos productos de la cosmética convencional atajan un problema con ingredientes químicos, pero producen efectos secundarios tales como sequedad, enrojecimiento e irritación.

– Nuestra piel absorbe los ingredientes cosméticos y si son dañinos, a largo o medio plazo repercutirán en nuestra salud negativamente.

– La cosmética natural respeta el medio ambiente y, por ende, potencia un mundo más sostenible. Utiliza envases reciclables.

– No es necesario aplicar grandes cantidades de producto para obtener resultados, por lo que la relación calidad-precio es inmejorable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *