La importancia de las vitaminas en nuestro organismo

La importancia de las vitaminas en nuestro organismo

6 febrero 2020

¿Por qué las necesitamos? ¿Cuál es su función? ¿Qué ocurre si no consumimos la cantidad adecuada? ¿En qué alimentos están presentes?

Desde pequeños nos han inculcado que las vitaminas y minerales son muy importantes para nuestro organismo, pero… ¿Por qué? ¿Cuál es su función? ¿Qué ocurre si no consumimos la cantidad adecuada? ¿En qué alimentos están presentes?

Vamos a hacer un repaso muy rápido a estas cuestiones para saber cómo mejorar nuestra dieta.

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas y minerales aportan a nuestro cuerpo los micronutrientes necesarios para mantenerlo saludable.

Son indispensables para el buen funcionamiento del organismo (ayudan a la reparación de tejidos, al crecimiento y a la defensa de las enfermedades, entre otras cosas).

¿Dónde obtenemos las vitaminas?

Estos nutrientes los conseguimos a través de los alimentos, llevando a cabo una dieta variada y equilibrada, pero existen circunstancias que pueden provocar un déficit de vitaminas:

Principales causas del déficit

  • Dietas veganas o vegetarinas
  • Alergias
  • Fases de elevado crecimiento en niños
  • Enfermedades crónicas
  • Embarazo y lactancia
  • Práctica asidua de deporte
  • Estrés
  • Consumo de alcohol y tabaco
  • Alta ingesta de alimentos refinados

¿Cuántos tipos de vitaminas hay?

Existen diversos tipos de vitaminas, pero te explicamos las más comunes y las que se encuentran en los alimentos que consumimos en nuestra alimentación diaria.

Lo primero que debemos saber es que existen dos tipos de vitaminas según su solubilidad:

Vitaminas hidrosolubles: son aquellas que se disuelven en agua: todas las vitaminas del grupo B y la Vitamina C.

Vitaminas liposolubles: se disuelven en grasas y aceites: Vitamina A, D, E y K.

¿Qué funciones desarrollan en nuestro cuerpo?

Vitamina A

Función: mantiene sanas la piel y mucosas del aparato digestivo y respiratorio. Es necesaria para la visión nocturna y fortalece las defensas para luchar contra las enfermedades.

Fuente natural: se encuentra en verduras (espinacas y zanahorias) frutas, huevos, mantequilla, hígado…

Déficit: en dietas pobres en grasa. Ocasiona ceguera nocturna y aumento de infecciones.

Vitamina E

Función: es antioxidante y ayuda a la formación de glóbulos rojos.

Fuente natural: en frutos secos (nueces), legumbres, verduras de hoja verde, cereales, yemas de huevo y aceites vegetales.

Déficit: en prematuros y síndromes de mal absorción.

Vitamina D

Función: se produce de manera natural a través de la exposición solar y ayuda al aprovechamiento del calcio en el hueso.

Fuente natural: se encuentra en aceite de hígado de pescado y en la grasa de la leche.

Déficit: puede dar lugar a osteomalacia, raquitismo

La suplementación de Vitamina D se recomienda durante el primer año de vida.

Vitamina K

Función: interviene en la coagulación.

Fuente natural: en leche de vaca, hígado  y soja; también en el brócoli, espinacas, tomate y coliflor.

Déficit: es frecuente en el recién nacido. Por eso, nada más nacer se les da a los bebés. Puede ocasionar: hemorragias, y alteraciones de la coagulación.

Vitamina C

Función: mantiene en buen estado los vasos sanguíneos y evita las hemorragias. Mejora la absorción del hierro y tiene poder antioxidante que previene de las enfermedades cardiovasculares.

Fuente natural: zumo de naranja, zumo de tomate, fruta fresca, cítricos y verdura. La Vitamina C se pierde con el calor o los alimentos crudos y si algunos necesitan cocción que sea poco tiempo.

Déficit: es raro, pero termina produciendo escorbuto.

Vitaminas del complejo B

La vitamina B tiene mucha importancia sobre todo a la hora de mantener el metabolismo activo y poder obtener mejor y más rápida energía.

De ahí que se recalque la importancia de mantener una dieta equilibrada consumiendo 5 raciones diarias de fruta y verdura.

Ayuda al funcionamiento del sistema nervioso, a tonificar la masa muscular y es muy importante para la salud de la piel, el cabello y los ojos.

 ¿Qué vitaminas componen el complejo B?

  • B1 (Tiamina): nutriente que interviene en el metabolismo de los carbohidratos para la obtención de energía. Los principales alimentos que contienen esta vitamina entre otros: cereales integrales, carnes, legumbres, levadura de cerveza, frutos secos y huevo.
  • B2 (Riboflavina): encargada de mantener el funcionamiento del sistema inmunológico. Se encuentra en abundancia en productos como leche, vegetales verdes o arroz.
  • B3 (Niacina) y B5: La vitamina B3 interviene en la obtención de energía, se encarga del mantenimiento del sistema nervioso, ayuda al cuidado cutáneo y estabiliza los niveles de glucosa. Se encuentra sobre todo en el pescado, la carne, huevos y vegetales ricos en almidón. La vitamina B5 es la encargada de que nuestro metabolismo queme más grasa e hidratos de carbono. Algunos de los alimentos que son ricos en esta vitamina son verduras, huevos, pollo, aguacate y lácteos.
  • B6, B7 y B8: La vitamina 6 es la encargada de la correcta producción de glóbulos rojos además de fundamental para aumentar nuestra masa muscular. Las vitaminas B7 y B8 (llamadas Biotina), se encargan de convertir las proteínas, grasas y carbohidratos en energía que el cuerpo utilizará. Se encuentra en productos como el chocolate, los lácteos o la carne de cerdo.
  • B9 Y B12: La vitamina B9 (ácido fólico) es importantísima para prevenir mutaciones en el ADN. Se encuentra en alimentos como los cítricos, las lentejas, las habas o el aguacate. La vitamina B12 se relaciona directamente con el buen funcionamiento del cerebro y el sistema circulatorio.

¿Cómo se manifiesta el déficit de vitaminas?

  1. Problemas en la piel
  2. Falta de energía
  3. Estados depresivos y de ansiedad
  4. Salud bucodental
  5. Mala circulación

¿Cómo podemos evitarlo?

Cuando no obtenemos la cantidad necesaria de vitaminas a través de la alimentación, podemos complementarla de manera eficaz con suplementos vitamínicos que nos aporten de manera aislada o conjunta todas aquellas carencias que nos provocan problemas en edades tempranas o siendo adultos.

imagen de manzana Artículos relacionados

Que quizás puedan interesarte

Cocina con Superalimentos

Colágeno. El mejor tratamiento anti-aging

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *