nutricosmética

Nutricosmética, la belleza que alimentamos

15 febrero 2016

Descubre la nutricosmética, porque somos lo que comemos y nuestra piel es el reflejo de nuestra dieta. Colágeno, Ácido Hialurónico, Vitamina C y más

Es una manera de cuidarse que lleva ya unos años tomando posiciones… Se llama nutricosmética y hace referencia a una alimentación muy cuidada, que dedica especial atención a nuestra forma de alimentarnos para nutrir las capas internas de nuestra piel, es decir, a las zonas a las que  la cosmética convencional no llega.
Consiste en introducir en nuestra alimentación aquellos nutrientes que aportan al organismo lo que necesita para mantenernos jóvenes, sanos y saludables.

Siguiendo con nuestra filosofía de vida saludable y bienestar, desde Yomecuidoyque te contamos en este post cuáles son los alimentos perfectos y con los nutrientes más concentrados para mejorar la belleza de la piel desde el interior.

¿Por qué tenemos que cuidar nuestra piel desde el interior?

Está claro que los cosméticos externos se utilizan para hidratar las capas más superficiales de la piel y atenuar las imperfecciones de forma tópica. Pero claro, éstos no actúan en las capas más profundas, donde se encuentran las células vivas, allí donde se forman las arrugas y a veces no llega la hidratación adecuada. La finalidad principal es alcanzar las capas internas encargadas de regenerar nuestra piel, capas a las que nunca llegan las cremas. Pero antes de ponernos a la tarea, debemos pensar en los que más se van a adaptar a nuestras necesidades, ya sea combatir arrugas, frenar la flacidez, aumentar la densidad cutánea, aportar energía a la piel, prolongar el bronceado, reforzar cabello y uñas o combatir la celulitis y la retención de líquidos.

La pérdida de colágeno y elastina en nuestra piel

Está científicamente probado que el paso del tiempo hace que desciendan nuestros niveles y producción natural de sustancias, como la elastina y el colágeno, que provocan problemas como la aparición de arrugas o la flacidez en la piel.

La alimentación, el deporte y el nivel de hidratación están asociados con la calidad y salud de nuestra piel. Por ello, es esencial llevar una dieta equilibrada, baja en grasa y rica en vitaminas A, C y E para conseguir una piel más luminosa y sana desde el interior. Aunque, no hay que olvidar que es necesario que además de ingerir estos productos, continúes hidratando la piel desde el exterior aplicando cremas que te ayudarán a reforzar los efectos de la nutricosmética y mantener una piel suave e hidratada.

Todo lo que puede aportar la naturaleza a tu piel

Somos lo que comemos. Por ello, es fundamental seguir una dieta equilibrada para nuestra salud, y también para la belleza. Conocer lo que comemos y aquellos alimentos que tiene más nutrientes, es esencial. Por ejemplo, el Resveratrol que se encuentra en las pepitas de las uvas es uno de los más potentes antioxidantes que existen en la naturaleza y nos ayuda frente al envejecimiento prematuro. En cambio, la Coenzima Q10, el Colágeno, el Omega, 3, 6 y 9 y las Vitaminas E, C y A que se encuentran en verduras, frutas y pescados son esenciales para hidratar y contribuir a la formación de colágeno y elastina. Y no menos importantes, el Ácido Hialurónico o minerales como el Zinc y el Selenio que dan firmeza y son potentes antiarrugas.

El resveratrol, que proviene de las pepitas de las uvas es uno de los más potentes antioxidantes que encontramos en la naturaleza, ideal para una piel joven y saludable

Proteínas, vitaminas y minerales para la belleza de tu piel

Colágeno

El Colágeno es una proteína esencial para la elasticidad y la flexibilidad de los órganos y para la integridad de las estructuras. La fibra de colágeno se mezcla con facilidad con una amplia gama de sustancias y minerales produciendo notables efectos en la arquitectura tisular. Como ejemplo, en la estructura de la piel, el colágeno y la elastina forman una red. Podemos encontrar colágeno principalmente en algunos pescados, y en menor medida en animales terrestres.

Ácido Hialurónico

El Ácido Hialurónico es un polisacárido que se encuentra en nuestro organismo, siendo en nuestra piel donde mayor concentración encontramos. Esta proporción desciende con la edad, provocando falta de hidratación, flacided y arrugas. Los alimentos ricos en Ácido Hialurónico son el perejil o el cilantro y pescados como el salmón, el atún o las sardinas, pero también hay muchos alimentos que estimulan su producción como aquellos con un alto contenido en Zinc como patatas, acelgas, espinacas o judías.

Vitamina C

La Vitamina C,  Ácido ascórbico,  favorece la cicatrización de la piel e interviene en el aumento de defensas del organismo contra muchos tipos de infecciones. Es indispensable para la formación del colágeno y destaca por ser un potente antioxidante que protege la piel frente los rayos ultravioleta. Se encuentra principalmente en frutas y verduras, especialmente en los cítricos, fresas, kiwis y verduras como el brócoli o las acelgas. Si se cocina se destruye la Vitamina C por lo que es aconsejable tomarlo en crudo o poco cocido. La acerola, la grosella y el arándano o el pimiento rojo contienen las más altas concentraciones de esta vitamina.

Vitamina D

También conocida como la vitamina del sol, es producida en la piel por el efecto de los rayos solares, aunque también la podemos obtener de la leche, las sardinas o el huevo. Es fundamental para el funcionamiento del sistema inmunitario y la función cognitiva, entre otros procesos. Estudios científicos afirman que esta vitamina es efectiva frente a la psoriasis y el acné.

Vitamina B

Son vitaminas del complejo B parecidas entre sí que están relacionadas con el funcionamiento de nuestro metabolismo. Importantes para la salud de piel, uñas y cabello. Son moléculas que previenen el daño causado por el sol y ayuda a mejorar problemas como el acné, la rosácea y la dermatitis atópica, ya que evita la pérdida de agua en la piel y mejora su función como barrera. Por ejemplo el pantenol o vitamina B5 promueve la proliferación de fibroblastos, que son células reparadoras de la piel. La vitamina B6 por su parte equilibra las pieles grasas, reduciendo la secreción de las glándulas sebáceas.

Las vitaminas del grupo B se pueden encontrar principalmente en hígado, lácteos, cereales, legumbres, verduras como las acelgas y los aguacates y en el germen de trigo.

Vitamina E

Es uno de los mejores antioxidantes y nos ayuda a luchar contra la piel seca y el envejecimiento celular. También es un potente regenerador de la piel, por lo que se utiliza para cicatrices, estrías o marcas de acné. La avena, las nueces, el germen de trigo, las espinacas, el brócoli, los plátanos, las zanahorias o los tomates son alimentos con buenas cantidades de Vitamina E.

Vitamina K

Contribuye a que la sangre coagule correctamente por eso es interesante para tratar las ojeras y bolsas en los ojos y la microcirculación de la piel. Podemos encontrar vitamina K en frutas y verduras de hoja verde como las espinacas, acelgas, tomates y zanahorias y fresas. Pero también en la cerveza y el chocolate.

Coenzima Q10

La Coenzima Q10 es fundamental para el buen funcionamiento de todas las células de nuestro cuerpo ya que las recarga de energía. A nivel de la epidermis, unos buenos niveles de esta coenzima se traducen en una piel más firme y elástica. Lo podemos encontrar en carnes, pescados, legumbres, frutos secos y verduras de hoja verde.

Omega 3

Los Omega 3 son ácidos grasos esenciales que proporcionan elasticidad a la piel, pero nuestro organismo no puede producirlo, por lo que debe ser incorporado a través de la dieta. Las principales fuentes de Omega 3 son el pescado como el atún, el salmón y el halibut, así como algas y krill. También lo podemos encontrar en los frutos secos como las nueces y las semillas como la chía o el cáñamo. Las granadas y las bayas rojas también son ricas en este ácido graso.

Vitamina A

La vitamina A o retinol ayuda a crear pigmentos en la piel, por lo que favorece el bronceado y la cicatrización. Viene muy bien para pieles secas, eczemas o psoriasis. Son betacarotenos que al crear estos pigmentos hacen que sea perfecta para combatir los síntomas de la edad ya que hace que las células se renueven de forma más rápida, lo que favorece la producción de colágeno y estimula la circulación celular, lo que ayuda a lucir un buen tono de piel. La encontramos en pescado azul, lácteos y en la zanahoria, tomate, brócoli, espinacas, naranja y manzana.

No debemos olvidar que en una alimentación saludable para nuestra piel nunca pueden faltar minerales como el Selenio o el Zinc, así como el agua, ese elemento imprescindible para nuestra salud en general y en particular para nuestra piel. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *