jabón natural

El resurgir de la pastilla de jabón

17 enero 2017

Conoce las ventajas de utilizar la pastilla de jabón tradicional, y cuál es el más idóneo para tu tipo de piel: jabón de aloe, própolis, alepo, caléndula...

He de decir que la imagen de la pastilla de jabón me pone un poco nostálgica, siempre me transporta a mi infancia, jugando entre los cajones de mi madre… Cada vez que abría algún cajón de la ropa, me venían diferentes olores de las clásicas pastillas de jabón. Qué olor más rico…

A día de hoy las pastillas de jabón cuentan con fuerzas renovadas pero sin perder la tradición artesanal. Cuentan con diferentes formas, mensajes, colores, olores y propiedades. Veamos cuáles son las ventajas principales de utilizarlas.

Las 5 ventajas de usar pastilla de jabón natural

  • Nutre e hidrata la piel, pudiendo además utilizar pastillas específicas que te ayuden a cubrir las necesidades concretas de tu piel
  • No contienen detergentes ni parabenos
  • No contaminan y respetan el medio ambiente
  • El precio es muy asequible
  • Durabilidad

Podemos encontrar muchas variedades en su formulación, con extractos, diferentes aceites vegetales, aceites esenciales…  Esto  nos aporta a la piel infinidades de beneficios, además del exquisito olor que nos inunda. Lo difícil será elegir entre tanta diversidad. ¿Te ayudo a decidir?

Tipos de jabones naturales

Recreando los grandes clásicos

  • Jabón de Alepo: el primer jabón conocido de la historia, apto para todo tipo de pieles, formulado con Aceite de Oliva y Vitamina E, entre sus grandes componentes
  • Jabón de Marsella: Calmante y nutritivo

Para pieles sensibles

  • Jabón de Aloe Vera: calmante de pieles irritadas
  • Jabón de Avena: gran tonificante y calmante de la piel
  • Jabón de Caléndula: la reina de las pieles sensibles
  • Jabón de Manzanilla: calmante y emoliente

Para pieles con tendencia al acné

  • Jabón de Árbol del te: purificante y antipruriginoso (efecto anti-picazón)
  • Jabón de Arcilla: limpiador desinfectante
  • Jabón de Azufre: Pieles grasas con imperfecciones
  • Jabón de Própolis: antibacteriano, ideal para la piel inflamada

Los que no te dejarán indiferente

  • Jabón de Argán: antioxidante
  • Jabón de Rosa mosqueta: hidratante y regenerador
  • Jabón de Karité: nutrición y elasticidad al instante
  • Jabón de Coco: nutritivo y refrescante, ideal para el verano
  • Jabón de Algas Marinas: para luchar contra la celulitis

Además, podrás beneficiarte de más de uno según su uso: para la cara, cuerpo, manos y, por qué no,  ¡para la barba de tu chico!

Tanto si te gustan los clásicos como si no, el resurgir de los grandes productos siempre tiene un buen recibimiento en nuestro tocador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *