Qué hacemos con los piojos

Qué hacemos con los piojos

31 agosto 2015

A los piojos les encanta la vuelta al cole. Las alternativas naturales como el árbol del té o el aceite de oliva son soluciones eficaces para erradicarlos.

A los piojos les encanta la vuelta al cole. Se conoce al mes de Septiembre como el periodo de más riesgo, donde se produce un mayor incremento de casos de niños infectados de piojos.  Esta situación se produce por que la gran mayoría de los niños vienen después del verano con estos molestos bichitos de playa, campamentos y piscinas, lugares donde se comparten toallas, peines o cepillos, facilitando su transmisión. Así, al  llegar al cole infectan a toda la clase, hermanos, incluso a padres y profesores.

Por eso, llevar el pelo recogido y usar un repelente natural como el árbol del Té es una buena medida de prevención.

Falsos mitos sobre los piojos

Empecemos  por desterrar falsos mitos.  Los piojos no vuelan, ni flotan, ni saltan, ni tampoco tiene predilección por cierto tipo de cabezas.  En cambio, si trepan y se transmiten de unas cabezas a otras por contacto y uso de los mismos cepillos, peines, ropa, almohada, etc.

Aunque no son peligrosos para la salud, salvo por su molesta picazón y alguna que otra irritación del cuero cabelludo, se trata de parásitos muy contagiosos,  que se propagan a velocidades de vértigo y su presencia no es nunca sinónimo de falta de higiene, pero si que es verdad que causa mucho desasosiego en los peques de la casa.

Y, ahora, la gran duda ¿Qué hacemos con los piojos?  Alternativas naturales

Es verdad que cuando se trata de los peques de la casa,  evitamos más que nunca utilizar productos químicos, por esta razón, en Yomecuidoyqué te proponemos algunas alternativas naturales, aquellas  que usaban nuestros padres o abuelos y que pueden ayudarte a erradicar a estos molestos inquilinos.

Remedios naturales para eliminar los piojos

Infusión de hojas de eucalipto u hojas de romero

Se pueden conseguir en  herboristerías  o bien hacerlos en casa con un puñado de hojas. Realizar una infusión, dejarla enfriar unas horas y masajear sobre el  cuero cabelludo, que es donde se encuentran los piojos y  las liendres. No es necesario enjuagar. Otra opción es utilizar directamente aceite esencial.

Esencia de lavanda

La esencia de lavanda pura es otra alternativa.  Aplicar en las raíces y masajear bien la cabeza.  En este caso es importante ponerse un gorro y dejar actuar durante unas horas,  para después enjuagar.

Vinagre de manzana o vino

Es el remedio de las superabuelas  y además el más eficaz para erradicar las liendres, porque las desprende del cabello muy fácilmente.  El único problema que tiene este remedio es el olor tan fuerte que desprende. Por eso, lo ideal es usarlo por la noche o en fin de semana y dejarlo actuar unas horas, para después enjuagar y desprender con mucha paciencia los piojos y liendres con una liendrera de púas muy juntas.

Mayonesa o aceite de oliva

Hay que tener en cuenta que aunque no es un remedio muy fácil de aplicar, se trata de uno métodos infalible.

Se masajea todo el cuero cabelludo con mahonesa o aceite de oliva y se coloca un gorro de baño.  Estas texturas aceitosas y pesadas asfixiarán a los piojos en poco tiempo. Dejar actuar el máximo tiempo posible, entre dos y ocho horas para después enjuagar con algún champú muy jabonoso y desprender con un peine fino o liendrera los piojos muertos con facilidad.

El árbol del té, la alternativa natural más eficaz

Es, sin duda, la mejor opción. El árbol del té es el remedio natural más eficaz para eliminar piojos y liendres.  Con unas 4-6 gotas de árbol del té frotamos bien sobre el cuero cabelludo, dejamos actuar unas horas y los piojos desaparecerán. Lo ideal es usarlo para prevenir, sobre todo cuando hay aviso de piojos en el colegio de nuestros hijos. Poner unas gotas de Árbol del té en el champú habitual de los niños es una fabulosa solución para prevenir su contagio.

El aceite esencial de árbol del té tiene un olor muy fuerte y peculiar. Proviene de un árbol utilizado por los aborígenes australianos desde hace milenios, se usa también tradicionalmente como antibacteriano, antiséptico natural,  desodorante y cicatrizante. Un imprescindible en cualquier botiquín.

Cuéntanos tu experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *