Protección solar, también en invierno.

Protégete del sol, también en invierno

3 diciembre 2018

¿Sólo utilizas crema de protección solar en verano? La radiación solar (UVB y UVA) en invierno puede ser muy peligrosa, provocando el envejecimiento prematuro de la piel

¿Eres de los que guardas bajo llave la crema de protección solar con el bañador y la sombrilla cuando llega el otoño? ¡Error!

En invierno la radiación solar (UVB y UVA) puede ser tan peligrosa como en verano, provocando el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de arrugas y de manchas, entre otros problemas cutáneos.

Por eso, la Academia Española de Dermatología recomienda seguir utilizando, durante los meses más fríos, una crema hidratante con protección solar factor 30 o superior. Y debes hacerlo de manera periódica, cada dos horas más o menos, y en aquellas zonas más expuestas, como puede ser la cara.

De hecho, en invierno puede aumentar la incidencia de los rayos ultravioleta sobre la piel, puesto que la nieve y el hielo actúan como superficies reflectantes e irradiantes, dirigiendo hasta un 80% de los rayos hacia el rostro y provocando que incidan en nuestra piel con mayor fuerza.

La importancia de un filtro físico

Si eres de los que, además, practicas deporte al aire libre, es recomendable que apuestes por una crema facial con filtro físico, capaz de bloquear los rayos solares.

Al contrario, los filtros químicos absorben las radiación y pueden llegar a irritar la piel con mucha más facilidad. A esto, hay que añadir que aguantan menos y sería necesario echarnos la crema muchas más veces al día.

Una apuesta de vida ecológica

Otra de las propiedades a tener en cuenta es la elección de una crema ecológica, con ingredientes 100% naturales que cuiden nuestra piel y sean sostenibles con el Medio Ambiente. Y, por supuesto, que no sean testados en animales (cruelty free).

Sus principios activos naturales, orgánicos y biosostenibles permiten que la piel obtenga sus máximos beneficios, al tiempo que son respetuosos con el entorno, evitando el uso de sustancias con posible efecto nocivo, tanto para la salud como para tu entorno.

La alimentación saludable es fundamental

Pero el cuidado de la piel no solo depende de un buen producto, sino también de nuestra alimentación que, a fin de cuentas, es la que protege y mantiene sano nuestro organismo.

En general, la fruta y la verdura son alimentos con alto contenido de antioxidantes que nos ayudan a combatir los radicales, mientras que otros alimentos como la carne, los lácteos, los carbohidratos simples, los azúcares y los alimentos procesados provocan hinchazón y pueden agravar los daños causados por el sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *