Vitamina C imprescindible para la salud

Vitamina C, imprescindible para nuestra salud

28 octubre 2015

La vitamina C es un antioxidante natural que contribuye al crecimiento y reparación de los tejidos. Su aporte a la dieta diaria es fundamental para la salud

La Vitamina C al poder

¡¡¡Tómate el zumo,  que se le van las vitaminas!!!

¿Cuántas veces habéis oído a vuestras madres o abuelas venir con esta cantinela?  Pues que sepáis que algo de cierto tiene, pero poco, parece ser que la Vitamina C se conserva en el zumo hasta 12 horas después de ser exprimido. Pues ya sabéis, ¡se acabó el estrés a la hora de tomarse un zumo!

Vitamina C, más que naranjas

Otra creencia popular es pensar que la naranja es la fruta que más Vitamina C posee. Aunque sí es verdad que tiene un elevado índice de Vitamina C, existen muchas frutas que nos ofrecen un alto contenido de esta importante vitamina , que incluso duplican  a los cítricos,  como son el kiwi, la papaya, la guayaba, el escaramujo, la acerola o las fresas. También, las verduras como el pimiento o el brócoli son esenciales para lograr un buen aporte de Vitamina C en nuestra dieta.

¿Por qué es tan importante la Vitamina C para nuestro organismo?

La Vitamina C es un antioxidante natural que se puede asimilar fácilmente a partir de la alimentación y contribuye al crecimiento y reparación de los tejidos como son piel, tendones, ligamentos, vasos sanguíneos, huesos, etc., favoreciendo además la asimilación de otras vitaminas y minerales.  Su aporte a la dieta diaria es fundamental para preservar nuestra salud.

Nuestro organismo no puede fabricar ni almacenar Vitamina C

Pese a la importancia de la Vitamina C, nuestro organismo no es capaz de producirla ni almacenarla. Es por esta razón que es imprescindible tomarla a través de la alimentación. La Vitamina C o ácido ascórbico contribuye a muchas funciones del cuerpo humano. Mejora casi cualquier función orgánica, siendo un cofactor de varias reacciones enzimáticas vitales y, entre otras cosas, nos protege contra la oxidación. Se recomienda para una gran variedad de  enfermedades, pero sobretodo como preventivo.

Propiedades de la Vitamina C para la salud

  • La Vitamina C es necesaria para la producción del colágeno, importante para nuestra piel, uñas y cabello. Mantener el colágeno del cuerpo en buen estado, en especial cartílagos, huesos y tendones nos ayudará a evitar lesiones y a mejorar la movilidad general de todas las partes del organismo en general.
  • También ayuda a la reparación de tejidos de cualquier parte del cuerpo, formando colágeno, el tejido cicatricial, y ayudando también a mejorar la calidad de nuestros huesos y dientes.
  • La Vitamina C cierra el grupo de las vitaminas hidrosolubles junto con las B,  de gran importancia para el normal crecimiento y desarrollo de nuestro organismo.
  • La capacidad antioxidante de la Vitamina C hace que se eliminen  sustancias toxicas del organismo, como son los nitritos y nitratos presentes en productos cárnicos preparados y embutidos.
  • La Vitamina C es antibacteriana. También se trata de un antihistamínico natural, que previene y disminuye también los molestos efectos del resfriado común.
  • Mejora el estreñimiento por sus propiedades laxantes.
  • Es importante para los deportistas, ya que el riesgo de oxidación celular aumenta con la actividad deportiva. De ahí que sea necesario mantener unos buenos niveles de Vitamina C en el organismo.
  • Aumenta la producción de estrógenos durante la menopausia, para reducir o aliviar los síntomas de sofocos y demás trastornos sintomáticos.
  • Regula la presión sanguínea, ayudando a prevenir el colesterol alto y los problemas de corazón, en general. En particular, la Vitamina C colabora en la irrigación sanguínea de la vista.

En definitiva, la Vitamina C, es esencial para nuestro organismo,  ya que previene muchos problemas de salud, así como el envejecimiento de nuestros órganos y tejidos. Se trata de una vitamina que debemos incorporar sí o sí a nuestra dieta, todos los días del año, especialmente durante los cambios de estación o cuando estamos estresados, ya que en esos momentos cuando nuestro sistema inmunitario puede encontrarse más débil y propenso a resfriados y otras enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *